bookmark_borderLucero Cumpa, Símbolo de la Resistencia de la mujer Peruana

LUCERO CUMPA   ¡ LIBERTAD !

Tomando en cuenta que es importante escuchar las voces silentes de peruanas y peruanos que desean aportar al camino de un Perú Digno y Soberano, me presento.

Soy María Lucero Cumpa Miranda, llevo mas de dos décadas encarcelada, como mujer peruana alimenté mi espíritu y razón junto a la juventud de mi época, en el ideario transformador y revolucionario de la sociedad, así como la opción preferencial por lo más pobres, pertenezco pues a una generación que asumió un rol militante en la política peruana, en el que también pueblos de América Latina insurgían en busca del bien común.

El pueblo peruano, al que pertenezco, posee heridas a raíz de la violencia política de los 80 y 90, que aun laten. Perdonar es un acto humano de los que pertenecemos a una comunidad social y familiar. Ante un desacierto, error o falta es digno y valiente pedir perdón y dignifica mas concederlo. Solo se perdona si hay entendimiento y capacidad de amar. Yo he pedido perdón a mis hijos, familia, asi como a la sociedad, y lo hice expreso en el proceso judicial en el que me sentenciaron a 30 años de carcelería. Es necesario comprometernos en la curación de dichas heridas y retomar los lazos familiares y sociales, la restauración de los vínculos con la población con actos que demuestren nuestra voluntad y compromiso de resarcir los daños.

En América Latina muchos de los que en el siglo pasado se levantaron en armas en sus respectivos países como El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Uruguay, Brasil, Colombia, Chile, Bolivia, etc, deseando construir un nuevo sistema de equidad social, hoy tras una evaluación de lo vivido y reformulación de su actividad política, participan en la vida democrática de sus respectivos países.

La caída y los paradigmas y dogmas que demuestran que la realidad es la que genera y renueva las teorías. El ser humano es un ser perfectible por ende sus teorías también lo son y sus actos son reflejos de ellas.

El Perú es hoy diferente que hace 40 años. El pueblo peruano se ha manifestado enfáticamente el voto electoral y en las calles, por la defensa del estado de derecho y la democracia.

El MRTA acogió a la juventud transformadora en un momento en el que el movimiento popular proclamaba la revolución social. Los que pertenecíamos al MRTA, asumimos en ese momento que la vía armada era solo un instrumento político en las circunstancias del Perú en aquellos años, propusimos el dialogo nacional en varias oportunidades para encontrar la paz.

Después de varias décadas de lo ocurrido, se puede afirmar que el MRTA cumplió y cerró su etapa histórica, el ideario de la gesta libertaria DE Tupac Amaru II, en el proyecto socialista de José Carlos Mariátegui, las luchas sindicales del siglo XX, las demandas de los derechos de la mujer y de las minorías, etc, hoy pertenecen y es parte de cada peruana y peruano.

En mi punto de vista, se ha cerrado definitivamente la vía de la insurgencia armada que se emprendió en los años 80 del siglo XX, la tarea es incorporarnos a contribuir y construir una democracia, la equidad , la integración de la diversidad cultural y de las nacionalidades, respeto a la identidad de género, el cuidado del medio ambiente, defender la decencia en contraposición a la corrupta política, económica y moral del sistema.

Deseo contribuir según mis posibilidades, junto al resto, a una alternativa opuesta al neoliberalismo avasallador, es decir ser gestores propositivos con alternativas nuevas y viables en este siglo XXI, involucrándonos en la participación y democracia popular, de debate de sustentación de ideas, de convencimiento y búsqueda de consenso en el que las mayorías y minorías sean respetadas y consideradas como parte de un todo con tolerancia.

Tenemos las peruanas y peruanos el reto de actuar positivamente y constructivamente por un Perú Democrático, libre, justo y soberano. Yo me comprometo y estoy dispuesta a poner mi voluntad y corazón.

bookmark_borderExisten presos políticos que han cumplido su condena con creces y dignidad, uno de ellos es Víctor Polay

En la presente coyuntura, hay sectores que vienen hablando sobre la Reconciliación Nacional, reduciéndose como si fuera éste un enfrentamiento entre FP y PPK, o, entre Keiko y Kenji, cuando la reconciliación pertenece a una agenda nacional prioritaria desde hace más de 18 años, desde el fin del Conflicto Armado Interno (CAI).

Sin embargo, hemos sido testigos del odio obsecuente de sectores conservadores con la intención de crear condiciones de impunidad en lugar de contribuir a crear condiciones o mecanismos para remediar esta polarización y enfrentamiento de nuestra sociedad; al mismo tiempo, han venido haciendo todo este tiempo actos que han sobrepasado la intolerancia y el odio contra los vencidos, imponiendo normas de persecución política, derogando beneficios penitenciarios sin justificación, creando normas impidiendo la reinserción de presos políticos que han cumplido sus condenas, y, lo más oprobioso, insistir en el aislamiento absoluto en la prisión militar de la Base Naval del Callao a Victor Polay durante más de 27 años. En pocas palabras, pareciera que sólo los vencidos se están reconciliando.

Normalmente se inventan términos para suavizar las verdades duras, la clase política manifiesta que Fujimori cometió “errores y excesos”, cuando, de acuerdo a la doctrina jurídica, cometió actos de Terrorismo de Estado (secuestro, torturas y asesinatos) aún con el agravante, de acuerdo al Derecho Penal Internacional, tipificados como delitos de lesa Humanidad.

Por ello, creemos que es momento de una salida política y se haga eco a lo que establecía la CVR en su conclusión final hace 18 años: “La CVR propone que el gran horizonte de la reconciliación nacional es el de la ciudadanía plena para todos los peruanos. La CVR interpreta la reconciliación como un nuevo pacto fundacional entre el Estado y la Sociedad y, entre los miembros de la sociedad”. Liberar solo a Fujimori es contravenir a ese mandato de paz y bienestar que reclama nuestro país. Existen muchos presos políticos que han cumplido su condena con creces y con dignidad, uno de ellos es Víctor Polay sin duda.

Cesar Oyola Galvez
Abogado

bookmark_borderA los 50 años de la muerte de Ernesto Che Guevara

A 50 años de su muerte, el Guerrillero Heroico sigue más vigente que nunca. Para los hijos e hijas de Túpac Amaru y Micaela Bastidas, el Comandante Guevara fue y es una de las figuras más entrañables de la revolución, por eso, enarbolando sus ideales, fuimos al combate y escogimos la fecha del 08 de octubre de 1987 para dar inicio a nuestra insurgencia guerrillera en el campo, tomando el pueblo de Tabalosos, en la Región San Martín, con la campaña: “A 20 años de su caída, el Che, vive”.

Ahora que estamos a la puerta de la visita del Papa Francisco, es importante recordar que el Che encarnó los valores humanos más altos; él nos enseñó que la fuerza que mueve a un revolucionario, es el amor y que la mejor cualidad que pueda tener, es sentir como suya cualquier injusticia contra otro ser humano, en cualquier lugar del mundo.

Por eso, coincidiendo con el mensaje de amor de Jesús y de San Pablo en el nuevo testamento, proclamó que los cristianos eran los aliados estratégicos de la revolución y que entre cristianismo y revolución no había contradicción.

Este mensaje fue también asumido en la Teología de la Liberación y en los Concilios Ecuménicos de Medellín y Puebla por su opción por los pobres y, que la paz era fruto de la justicia.

El Che ciudadano latinoamericano, no dudó en empuñar el fusil para luchar contra la dictadura de Bautista en Cuba y, después del triunfo y de llegar a los más altos niveles de gobierno, lo dejó todo, para pasar a la historia cuando cayó en Bolivia, en el corazón del continente, donde buscaba expandir la lucha liberadora y abrir un nuevo frente de batalla al imperalismo yanqui en solidaridad con el heroico pueblo de Vietnam.

En este sentido, los hijos e hijas de Túpac Amaru y Micaela Bastidas seguimos su mensaje internacionalista. En el Perú, lucharon y cayeron hermanos de Chile, Bolivia, Colombia, El Salvador e incluso estadounidenses, así como en otras tierras de nuestro continente irredento, lucharon y derramaron su sangre, combatientes tupacamaristas, especialmente con el Batallón América en Colombia.

Si bien es cierto que la lucha guerrillera fue un medio para amplios sectores populares ante la imposibilidad de que el imperialismo aceptara un triunfo electoral de la izquierda, en el marco de la guerra fría, hoy, que el mundo ha cambiado, para nosotros la lucha guerrillera ya no tiene vigencia, debemos precisar que para el Che, la guerrilla no era un fin en sí mismo, sino un medio para hacer la revolución. Cuando él dedicó uno de sus libros al hoy Presidente Mártir de Chile, le escribió: “A Salvador Allende, que lucha por los mismos objetivos pero con otros métodos”.

Es motivo de gran orgullo el que los peruanos, lo acompañáramos en momentos decisivos de su vida. Una peruana, Hilda Gadea, fue su primera esposa y jugó un papel fundamental en su proceso de definición ideológica y política y en su vinculación con los rebeldes cubanos y, luego, en su hora definitiva, otros peruanos estuvieron a su lado, corriendo su misma suerte, como son: Juan Pablo Chang, el huancaino Lucio Galván Cabrera y Restituto José Cabrera Flores.

Hoy, que sufrimos los embates del neoliberalismo, con su secuela de egoísmo, individualismo y corrupción, los valores que encarnó el Che, como la generosidad, la entrega a un ideal, la amplitud de criterio, la unidad en la lucha, la consecuencia y la coherencia entre lo que se proclama y lo que se hace, etc., son principios necesarios para levantar una opción nacional y popular por la gran transformación y la construcción de una patria amable para todas y todos.

¡A 50 años de su caída, el Che vive!

¡Hasta la victoria, siempre!

Víctor Polay -10 octubre 2017

bookmark_borderCampaña Internacional por la Libertad de Víctor Polay

… que el revolucionario tiene que estar motivado por profundo sentimientos de amor, de amor a su pueblo, a su patria, a sus costumbres, a sus tradiciones. – Víctor Polay.

Ciudadanos peruanos y del mundo, Organizaciones de DDHH, agrupaciones de ex-prisioneros políticos, líderes políticos, parlamentarios, intelectuales residentes en América Latina y Europa apoyan la Campaña Internacional por la Libertad del dirigente político Víctor Polay C., prisionero desde hace 25 años en un recinto militar del Perú, en la Base Naval del Callao.

Víctor Polay es destacado ex-dirigente político de la izquierda peruana, líder del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, MRTA.

… porque en definitiva los que mueren en el campo de batalla son los hijos del pueblo, nosotros somos parte de una corriente revolucionaria latinoamericana que insurge en la década del sesenta a partir del triunfo de la revolución cubana y con el ejemplo de quien es para nosotros el Comandante de América, el Che Guevara, con el aprendimos que a riesgo de parecer cursis, que el revolucionario tiene que estar motivado por profundos sentimientos de amor, de amor a su pueblo, a su patria, a sus costumbres, a sus tradiciones, en una carta de una persona equis que le dirigía al Che Guevara, le decía, creo que somos parientes, el le respondió, no lo sé, pero si usted siente como ofensa cuando en cualquier parte del mundo un humilde sea agraviado, entonces usted es mi pariente.

Con esos valores y criterios insurgimos nosotros, en el Perú, que ha sido y somos un país de oportunidades perdidas, entendíamos que el MRTA que insurgió debía tener una moral superior, tenía que construir un hombre y una mujer nuevos y que por lo tanto ese hombre y esta mujer nuevos tenían que ser depositarios de valores más elevados, y uno de ellos era el respeto a la vida humana … – Víctor Polay

Parte del alegato final de Víctor Polay del juicio oral a la Dirección Nacional de MRTA marzo 2006, del Libro “Víctor Polay ¿Terrorista o Rebelde?” – Pag. 400.